Emprendimiento Entrevista Gastronomía

ARIEL RUIZ: “BRINDAR UNA SONRISA YA ES UNA POTENCIA DONDE SACÁS LO MEJOR DE VOS Y DEL OTRO”

· · ·

Tenemos pura convicción de que la magia existe y que aquí, en nuestra ciudad, hay muchas personas que a diario la practican, embelleciendo los lugares por donde pasan, otorgando la palabra justa a quién lo necesita, brindando amor y comprensión, compartiendo una enseñanza, trabajando en pos de un sueño o defendiendo y difundiendo nuestra cultura. Por eso, en esta ocasión decidimos entrevistar a Ariel Ruiz, mentor, creador y chef de Jardín Secreto, un espacio donde la imaginación abunda, donde los artistas tienen cabida con total respeto y donde se conjuga la posibilidad de compartir buenos platos y  pasar lindos momentos con la gente que uno quiere. Todo esto es posible gracias a Ariel, quien es pura alma sensible, luchador incansable, y un hacedor de manifestaciones mágicas.

¿Creés en la magia?

Ariel: Ciertamente, admito que sí creo en la “magia”. Desde el momento en que dejas espacio a la duda y le das lugar, es cuando podes comenzar a ver que está en todas las cosas; y con esto no me refiero a la fantasía de películas, sino más bien, a cuestiones sencillas como la capacidad empática que nos otorga la posibilidad de ponernos el lugar del otro y, para que esto suceda, uno tiene que buscar sentir –aunque sea un poquito- como siente el otro, a esto es que llamo yo un estadio mágico.

“Uno tiene que buscar sentir –aunque sea un poquito- como siente el otro, a esto es que llamo yo un estadio mágico”

¿Cuándo fue que la descubriste y en qué situación?

A: No puedo decir que haya un momento puntual en mi historia en que haya dicho “descubrí la magia”, sino que fue algo que siempre estuvo presente en mí, así que solo tuve que aceptarla en mi vida sin importar lo que la gente piense al respecto, ya que afirmar que uno cree en que la magia es posible, acarrea una serie de debates donde se ingresa en la búsqueda de un sentido último, propio de la sabiduría -con todo el potencial dialéctico que eso significa-, no sin muchas veces caer en ciertos enredos que ponen al ser en tela de juicio y para el cual no me encuentro dispuesto. Si me preguntan, respondo que sí creo y que la tengo presente todo el tiempo; pienso que está en el solo hecho de lo que uno transmite como persona, para darte un ejemplo: llegar a la panadería y brindar una sonrisa, eso ya es una potencia, donde sacas lo mejor de vos y del otro, es así que, con pequeñas cosas, la mecánica de la magia sucede.

Screen Shot 2018-10-01 at 8.57.10 a.m.

Ya que a nosotras nos encantan los mitos nos preguntábamos: ¿Cuál es la historia “secreta” de Jardín y a qué se debe su nombre?

A: Es una larga historia (risas) voy a intentar resumir. Recuerdo que habíamos presentado una revista llamada Identiva que tuvo lugar en la feria del libro y para hacer un poco de ruido, invitamos a la prensa ese día previo a la presentación. Finalmente, por varias cuestiones, decidimos hacer la presentación en la planta alta de Galería porque teníamos un canje con “Chocolate” Gutiérrez por publicidad. Una vez que estuve en el salón comencé a observar de que al local de arriba no le estaban dando la importancia que merecía, se veía un poco caído, los cuadros, la pintura no tenían un equilibrio. Cuando lo veo a “Choco” lo encaro y le digo que me parecía que el lugar se veía dejado, a lo que me respondió: “Si vos sos tan bueno, ¿por qué no hacés algo vos?”, sorprendido le dije que para el lunes siguiente le acercaba un proyecto.Así fue que comencé a trabajar en el local, fueron ocho meses de mucho trabajo, armando muebles, haciendo lámparas, pintando y decorando –a todo esto le llamo yo “santificar el lugar”–. Y para ustedes, apasionados de los mitos, tengo unas historias. En ese lugar se decía que había un fantasma. La leyenda cuenta que una noche comenzó a teñirse de rojo una parte del techo que chorreaba como si fuera sangre. Cuando subieron a revisar para ver de dónde provenían las manchas, no lograron encontrar nada que le dé una explicación lógica. También se supo que un camarero se quitó la vida luego de trabajar en Galería, y se comentaba entre pasillos que su espíritu había quedado allí. De eso nada queda hoy en día, ya que “Jardincito” pasó por varias renovaciones que colaboraron a la limpieza energética otorgando esa armonía que se siente cuando estamos en el restaurante. La elección del nombre también es una linda historia: tenía en la cabeza tres nombres dando vuelta: “Velatropa”, “913” y “Nave Tierra”, pero era como si me sonaran muy complicados. Y “Jardín Secreto” surgió porque comenzamos a trabajar con Mariana Giacomel, en una pared con unos acrílicos que me había regalado Carla Pratto, y con ese rojo, verde y azul pintamos todo un paredón con una especie de vegetación fantástica, que parecía de otro planeta y entonces bromeaba con que quería hacer un jardín secreto, no para que florecieran las plantas –porque soy un desastre con eso- sino para que floreciera la gente.

“Bromeaba con que sería un jardín secreto, no para que florecieran las plantas sino para que floreciera la gente”

¿Será por eso que los platos de “Jardincito” son sobrenaturales?, ¿cuál es el atributo o condimento que no puede faltar?

A:Bien, antes que sobrenatural diría que nuestra cocina es natural, la producción de los platos es en tiempo real y responde a la demanda de un pedido, sin demasiados aditivos, con los condimentos justos para cada preparación; lo que buscamos es potenciar los sabores propios de los ingredientes fundamentales. Por otro lado, hemos reducido mucho la utilización de aceites y grasas, con excepción de algunas elaboraciones donde la grasa es lo que propone el plato mismo, una bondiola, por darte un ejemplo, tiene grasa interfibrosa, entonces si le sacas eso le quitas la gracia.

Screen Shot 2018-10-01 at 8.57.22 a.m.

¿Trabajás con ciertas plantas o raíces para curar el alma y que florezca la gente, como vos decis?

A:En cuanto a la curación a través del gourmet, pienso que solo puede lograrse a través del amor, y hay mucha gente que ama lo que hace en Jardín y de esa manera tiene sentido pensar que nuestros platos “curan” porque están preparados con amor. Por otro lado, también está en relación al desempeño que, como cocinero perteneciente a esta tierra, realizo y a la cual tengo mucho que agradecerle, por ese lado es que apuntamos a revalorar lo que este suelo nos provee y, a través de una fusión, hacer un uso utilitario de nuestra materia prima y plasmarlo después en la elaboración de una carta autóctona, que tenga una identidad que refleje la zona en la que habitamos. No tiene sentido alguno seguir importando tomates, frambuesas o brócelas de a lo mejor mil kilómetros por la falta de conciencia, a saber, de que la tierra nos provee la energía que necesitamos para paliar el momento que estamos transitando. Es decir, si estamos en verano y nos provee de moras, ¡a comer moras!; si nos provee de mangos, pues ¡a comer mangos!; nos provee de chañar o mistol, ¡a comerlos también!, y lo mismo con las demás bendiciones con las que nos enriquece la pachamama. Hay que comenzar a conformarnos con lo que se produce en la zona para darle una vuelta de tuerca y así gourmetizarlo para lograr adquirir una identidad propia. Para que eso suceda es fundamental dejar de mirar hacia afuera, hacia lo que se impone en las cocinas de las grandes ciudades, siendo que aquí tenemos nuestra particularidad y hasta el momento que no entendamos eso, no estaremos comprendiendo la riqueza de la que somos poseedores.

DSC_1680

“En Jardín secreto hay mucha gente que ama lo que hace y de esa manera tiene sentido pensar que nuestros platos “curan”, porque están preparados con amor.”

Por último, si pudieras pensar algunas sugerencias para aplicar magia a la vida, ¿cuáles serían?

A:Primero y principal uno tiene que amar lo que hace porque eso te reviste de una protección increíble. Después, creérsela un poco está bien, pero no creérsela demasiado porque si no nos suicidamos con nuestro propio ego cuando algo nos sale mal. Entender que la competencia es con uno mismo, no con el local de enfrente ni con otras personas. Tratar de ser mejor persona, y para eso hay que evitar ensuciarse tanto la cabeza peleándose con los demás porque es un gasto inmenso de energía en vano. La sonrisa es una cura para todo y hay que utilizarla más, porque siempre vuelve. Hay que buscar manejar el carácter para poder fluir con mayor libertad, sin tantas ataduras. No ser una “personalidad” sino, más bien, un ser en constante transformación y creación.Otra de las cosas fundamentales, es tener unos minutos de calma todos los días, donde puedas sentarte bajo el sol a ver las nubes pasar; y si es de noche contemplar la luna. Comprender el valor de la naturaleza es hermoso, y mirar a los ojos a las personas también está buenísimo.

 


 

0 comments on “ARIEL RUIZ: “BRINDAR UNA SONRISA YA ES UNA POTENCIA DONDE SACÁS LO MEJOR DE VOS Y DEL OTRO”

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s