Entrevista Literatura

CLARA GUERRA: “MI TRABAJO SE RELACIONA CON DOS DE MIS GRANDES PASIONES: LA LITERATURA Y LA POLÍTICA”

· · ·

Clara Guerra celebró sus 35 años de trabajo en la Municipalidad de Villa Ángela, llegando a su jubilación en el cargo de Directora de Cultura. Para conocer acerca de su historia, Fabularia se acercó a conversar con ella para que nos cuente en persona cuál es su trayectoria de vida:

Clara Guerra: Bueno, a decir verdad, pasé por todas las áreas de la municipalidad, cuando entonces aún había lo que se llamaba comisiones, la “comisión de braseros”, “comisión de desocupados”, “comisión de emergencia”, entre otros. Así comencé siendo una empleada muy joven, gracias a mi personalidad y a que fui muy inquieta, quiero decir, siempre estaba buscando aprender y, también, gracias a la militancia que me acercaba a este tipo de trabajos en lo social y cultural, al que entregué prácticamente una vida. Luego, me trasladan al Dpto. de Despacho al que estaba anexado el área de cultura. Por entonces, no había una dirección en el área de cultura, todo se gestionaba desde ese lugar donde la jefa era Griselda Morand, quien enseguida notó mi interés por la organización de actividades culturales, así fue que comenzamos a trabajar juntas en varios proyectos que ella tenía.

CLARAGUERRA-3

Fue por entonces que me animé a dar a conocer mi trabajo en las letras, encontrando lugar entre el grupo de escritores que se había formado por iniciativa de Griselda, participando con mis escritos en varias publicaciones de antologías locales. Con el pasar de los años, fui afianzándome cada vez más en relación a la cultura de nuestra ciudad, ya que es un trabajo que se relaciona con dos de mis grandes pasiones: la literatura y la política. Después, salí del área de despacho para trabajar en tierras fiscales, es decir, cambié completamente de actividad, en ese sentido, fue todo un desafío como empleada, donde descubrí que me gustaba mucho. Allí aprendí sobre otra realidad que no conocía ya que nací en una familia muy humilde, en una casita que se ubicaba a las afueras de la ciudad; me crie jugando en una picadita que hacía de mi calle, pero que no llegaba a ser calle, sino que se había formado con el pasar de la alzaprima y los cachapés.

“Así comencé siendo una empleada muy joven, gracias a mi personalidad y a que fui muy inquieta, quiero decir, siempre estaba buscando aprender y, también, gracias a la militancia que me acercaba a este tipo de trabajos en lo social y cultural,
al que entregué prácticamente una vida.”

Bien, es así, que, trabajando en esta área, tuve que aprender todos los nombres de las calles y ahí fue que caí en la cuenta, para mi asombro, de que en esta ciudad (aún faltando para que llegue a sus cien años) había tan solo tres calles que llevaban el nombre de mujeres. Dato que no es menor, para alguien que, como yo, siempre estuvo en defensa del rol femenino desde lo político y comencé a cuestionar cómo podía ser que en una ciudad que estaba cercana a cumplir los cien años, no haya calles que hagan honor al desempeño femenino. Siendo que con cada productor, agricultor, empresario, comerciante, industrial o cualquiera sea el oficio de los hombres que hicieron nuestra ciudad al lado siempre hubo una mujer acompañándolos, sea desde el rol de abuela, madre, esposa, hija o hermana. A raíz de esto, comencé a escribir sobre nuestras mujeres que de una u otra manera me impactaban, entre ellas, la historia de Teresita Collazo, como pionera en la formación de bailarinas; de Lili Zollinger, pintora del paisaje chaqueño; de Amalia Casco de Encina, todas historias de mujeres que valen la pena conocer.

CLARAGUERRA-4

“Escribí sobre maestras, sobre mi madre, vecinas, sobre una tía mía muy viejita que curaba a través de té con yuyos y mediante oraciones. Nace entonces mi libro
“Vientre y Alas” que aún no se ha publicado por falta de medios y que es mi regalo a esta ciudad en homenaje a la mujer villangelense”

Así fui abriendo el espectro de estos relatos que me subyugaron, también escribí sobre la primera partera diplomada que hubo en Villa Ángela en 1920, pero también escribí sobre aquellas que no tenían diploma y también trabajaban ayudando a parir a otras mujeres en los primeros años del Hospicio. Escribí sobre maestras, sobre mi madre, vecinas, sobre una tía mía muy viejita que curaba a través de té con yuyos y mediante oraciones. Nace entonces mi libro “Vientre y Alas” que aún no se ha publicado por falta de medios y que es mi regalo a esta ciudad en homenaje a la mujer villangelense.
Muchas de ellas no eran nacidas acá, sino que llegaron acompañando a los inmigrantes, con trabajadores que llegaron de Corrientes, con los cosecheros, tanineros, quebracheros. Historias que rescaté para ir dándoles forma para que fueran parte de este libro. Siguiendo con mi trayectoria, es así que seguí trabajando en la Secretaría de Cultura, a la cual me trasladaron y donde estuve trabajando estos últimos quince años y a lo cual considero como una experiencia maravillosa, concretando proyectos que fueron un sueño, como lo fue ser parte de la comisión organizadora de los festejos por el bicentenario de nuestro pueblo, con momentos que no olvidaré nunca, como ser la apertura del monolito y la posterior escritura de una carta sobre mi historia para que sea leída en la posteridad por mis hijos.


Por:
Carla Fabiana López   /   Fotos: Elías Montes

0 comments on “CLARA GUERRA: “MI TRABAJO SE RELACIONA CON DOS DE MIS GRANDES PASIONES: LA LITERATURA Y LA POLÍTICA”

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s