Actualidad

BITÁCORA DE VIAJE: PRIMER ENCUENTRO DE MUJERES Y SABERES QOM Y WICHI EN EL IMPENETRABLE

· · ·

Ser mujer en esta tierra, en este siglo, con estos gobernantes y a pesar de la sangrienta historia, son algunos de los condicionantes complejos que experimentamos como parte del colectivo feminista y que, al mismo tiempo, fueron los principales motivos que llevaron a movilizarnos para que, con mucho esfuerzo, podamos estar presentes en el Primer Encuentro de Mujeres y Saberes que tuvo lugar en el Barrio Originario Ltoxosheq (Miraflores), en el patio de lo que será la futura radio comunitaria del movimiento Qompi Vocke Nacoqta.

_DSC0110-2

Nos despertamos el sábado a las cinco de la mañana en Resistencia, ciudad a la que llegamos el día anterior junto a Dana, compañera y fotógrafa en esta revista, y mi hija Lara, de apenas seis meses. Entre una cosa y otra dormimos poco y nada. Pusimos agua para el mate, cargamos las mochilas, bajamos por un taxi y llegamos justo a tiempo para tomar el colectivo que nos trasladaría hasta la ciudad de Miraflores, lugar que da inicio a la zona del Impenetrable chaqueño.
Nos esperaban seis largas horas de viaje que se amenizaron mediante charlas y mates amargos de por medio, lo cual ayudó a bajar las ansiedades por querer llegar al encuentro y donde, inconscientemente, fueron afloraron nuestras historias familiares. Con algunas paradas en el trayecto, fue pasando el tiempo y de fondo ese ruido de constante traqueteo de un colectivo viejo que iba dejando atrás los pueblos, los mitos y fantasmas de cada asentamiento. Cada tanto, risas de complicidad entre nosotras, por imaginar que tal vez algún pasajero escuchara nuestras locas historias desde otro asiento, sin embargo, el relato fluía a modo de catarsis liberadora.

_DSC0033-2

Como no podía ser de otro modo, el eje de la conversación siempre fue acerca de ellas, nuestras mujeres: madres, tías, hermanas, sobrinas, abuelas, amigas, maestras todas. Así íbamos profundizando en nuestra historia de vida como el colectivo en el monte luego de seis horas y media sobre el camino, hasta que nos vimos derramando lágrimas, ante el descubrimiento de la fuerte influencia del arquetipo materno y cómo desde ese modelo ambivalente se construye un imaginario colectivo que nos estructura y nos condiciona, nos trauma y también nos posibilita, nos emancipa, nos empodera, nos proyecta y nos atraviesa de mil y una formas. Empapadas en relatos donde se hacía evidente la potencia que posee la energía femenina, interiormente movilizadas por todas esas voces que se fueron despertando y hablando, casi sin darnos cuenta, llegamos a Miraflores donde nos recibió Vilma Rausch, una mujer de trabajo, lo que los criollos suelen llamar “una gringa de campo”, una mujer de porte, con fortaleza y que por su simple mirada se sabe que es honesta.

_DSC0061-2

Fue ella quien amorosamente nos alojó en su casa, durante las horas que estuvimos en Miraflores y quien nos cuenta un poco acerca de la comunidad originaria ya que es la directora del único jardín del pueblito, donde confluyen todos los niños de la zona. Nos informa que la mayoría solo habla su idioma, por eso en la escuela cuenta con un Auxiliar Docente Aborigen (ADA) para poder tener una mejor comunicación con los alumnos provenientes de la comunidad. Quisimos saber por la implementación de la ESI en su escuela, nos contó que hace tiempo se viene trabajando aspectos pertinentes a este programa de educación que proviene de la Nación. En relación a ello, nos comenta con preocupación que son muchas las niñas aborígenes entre once y quince años que quedan embarazadas y que pareciera que en su cultura está naturalizado el hecho de iniciarse sexualmente a temprana edad, lo mismo ocurre con otras libertades que se otorgan a los menores, quienes suelen andar hasta altas horas de la noche por las calles del lugar, situación que Vilma considera peligrosa y que escapa de sus manos poder manejar. Además, nos transmite que en el interior de los pueblos indígenas las mujeres están en suma desventajas en comparación con los hombres, quienes en su gran mayoría son los encargados de hablar y tomar decisiones en la familia. Muchas mujeres indígenas sienten miedo y vergüenza al hablar adelante de los hombres en espacios públicos, pero a medida de que pasan los años van superando los temores y luchan para que las escuchen y las tomen en cuenta. De estas cuestiones conversábamos mientras que nuestra anfitriona nos preparaba un rico almuerzo, luego del cual hicimos un breve descanso antes de trasladarnos al barrio originario.

_DSC0014-2.jpg

Apenas llegamos nos recibieron con mate, tortas fritas y nos unieron al círculo de mujeres donde se estaban dando  las presentaciones individuales y colectivas que cada una acercó para compartir. En un estado de emoción constante escuchamos atentamente los relatos, donde se repetían historias acerca de la discriminación social y la desidia que sufren cuando solicitan atención hospitalaria, sumado al despojo territorial y a su rol como mujeres en esa lucha que se está llevando la vida de muchos de los miembros de la comunidad, sobre todo de ancianos y niños. Aunque por momentos el idioma fue un obstáculo, ya que algunas mujeres aborígenes hicieron su presentación en Qom y en Wichi, el dolor y la tristeza, bien se sabe, no necesitan de traducción alguna. También las criollas tomamos la palabra, abriéndonos para con nuestras hermanas, gritando al monte nuestras heridas abiertas por un estado patriarcal opresor.

_DSC0117-2

El círculo se fue achicando cada vez más, para dejar de lado el micrófono y comenzar el taller de medicina natural, dictado por dos hermanas con ascendencia originaria, una de ellas proveniente de la comunidad charrúa. En el centro sobre una manta, se presentaron las medicinas: hojas y plantas, semillas, ungüentos, agua, arcilla, entre otros elementos, como los medicamentos elegidos para dar a conocer sus beneficios para hacer sanar a nuestro cuerpo y al de nuestros hijos, a quienes sugieren no medicar hasta la los seis o siete años, ya que hasta esa edad el niño enferma como resultado de algún padecimiento físico y mental de la madre, considerando que el infante no se considera del todo independiente del cuerpo materno.

_DSC0098-2

El sol fue bajando, Lara comienza a ponerse inquieta por la mosquitada y los polvorines que en gran cantidad hay en el monte, decidimos, entonces, que era momento de hacer la retirada. Nos despedimos de ese círculo mágico de mujeres y de saberes con el compromiso de volver a encontrarnos el año siguiente, para reafirmar el pacto ancestral de mujeres que vivimos en lucha, resistiendo con la noble intención de hacer de la existencia un viaje de aprendizaje, de reconciliación con nuestras fuerzas y energías universales que sin lugar a dudas son las que se encargan de sostener y darle amor a este mundo.

Por: Carla Fabiana López  /  Fotos: Dana Rigueras

0 comments on “BITÁCORA DE VIAJE: PRIMER ENCUENTRO DE MUJERES Y SABERES QOM Y WICHI EN EL IMPENETRABLE

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s