Emprendimiento Entrevista

WALTER PRATTO Y SAMANTA VALLEJOS: “JUNTOS NOS SENTIMOS IMBATIBLES Y NOS LLENA DE FELICIDAD COMPLEMENTARNOS ASÍ”

· · ·

Arrancaron en el dos mil siete, siendo un pequeño emprendimiento familiar, hoy, después de doce años trabajando para eventos sociales, son dueños de la barra con mayor recomendación por su experiencia y el arte decorativo que los caracteriza, motivos por los que se ha posicionado como la más elegida para acompañar las veladas y festejos especiales en la zona. Ellos son: Walter Pratto y Samanta Vallejos, una pareja jóven que contra todos los pronósticos acerca del éxito de trabajar en el oficio de bartender viviendo en el interior de Chaco, fueron creciendo, gracias al amor, la tolerancia y, por supuesto, el arduo trabajo que implica generar y ser emprendedor en estos tiempos. En Fabularia nos surgió el interés de querer conocerlos desde adentro, en la intimidad de su hogar, y por eso, nos hemos acercado a ellos, para compartir con ustedes esta hermosa historia de un romance que cambió el “sí, quiero” por el “sí, puedo” para consolidarse como un gran equipo para el trabajo así como en la vida.

¿Cómo fue que se les prendió la lamparita y se les ocurrió hacer una barra móvil con estas características tan peculiares?

Walter: Nuestra carrera laboral comienza cuando quedamos embarazados de Cielo. Samanta hace poco había terminado el secundario y yo había finalizado un curso de aviación que era lo que quería hacer, justo en una pausa, en relación a lo estudiantil, donde estábamos en ver qué hacíamos, con la noticia del embarazo, se reformuló el proyecto. Ahora lo primordial era encontrar un sustento para la bebé que se venía…

Samanta: El primer trabajo que él encuentra es en el boliche, donde comienza a entender de qué se trata el manejo de la barra y cómo se preparan los tragos. La barra nace, recién con nuestro segundo hijo, fue una decisión difícil porque los dos trabajábamos en relación de dependencia, así que optamos por que yo dejara de trabajar, ya que por entonces, era la que menos ganaba. La situación se veía compleja, con dos chicos y siendo que somos padres que queremos estar presentes y acompañar en la crianza de los chicos, estando lo más cercanos posible. Así fue, que una vez que yo renuncio a mi empleo, a Walter lo comienzan a llamar y contratar para que haga los tragos en eventos. Recuerdo que salía con la licuadora de la casa para trabajar y, para buscar información sobre coctelería, entre otras cosas, se iba al “ciber” porque aún no había internet en la casa.

W: Justamente, indagando desde el ciber sobre el oficio de la barra, descubro una movida que se estaba plantando en los eventos de Buenos Aires que se llamaba “barras móviles” y que acá, estando en el interior, no había llegado todavía, ya que no se tenía la información que se tiene hoy con el uso de las redes. Ahí me dije: “hay que hacerlo” porque yo recibía demanda, ya sea para cumpleaños o casamientos, haciendo la preparación donde se podía, ya sea en la cocina de la casa, sobre un tablón o lo que hubiera a disposición en el evento. Es decir, se improvisaba mucho, pero no era algo que se luciera realmente ni tampoco estábamos siendo visibles pese a la importancia de nuestro rol en cualquier celebración o festejo. Así fue que comencé, estudiando sobre cómo se realizaba ese servicio en las ciudades capitales, como ser Buenos Aires. El siguiente paso fue conseguir una estructura y adaptarla para que cumpla la función de la barra.

S: Todo lo que se ve fue hecho por él, con la estética que más se destacaba para la época. La primer parte que hace de frente, por ejemplo, fue una malla metálica reciclada que era como una especie de rejilla para colchones, es decir, fue un laburo intenso, de reutilización con los materiales que había. Después, pasamos a comprar herramientas para equiparla, desde una licuadora, utensillos y cristalería, elementos indispensables para el funcionamiento del emprendimiento.

“Hoy por hoy, la preparación es exclusiva y personalizada en cada ocasión, en relación a los colores que se trabaje en la celebración, nos encargamos de que nuestro espacio esté acorde a las exigencias del cliente.”

¿Cómo es la preparación para una noche de servicio de barra?

W: Es de gran importancia aclarar que la barra lleva un tiempo considerable de armado porque son muchas partes ensambladas. Más de una vez nos pasa que cuando recibimos visitas en casa nos preguntan ¿y la barra? ¿Dónde está? (risas). Es una cuestión mágica si se quiere… Además fue mutando y evolucionando en su imagen y dimensión. En un principio la presentación de la barra era la misma para todos los eventos, sea un quince, un cumpleaños o un casamiento. Hoy por hoy, la preparación es exclusiva y personalizada en cada ocasión, en relación a los colores que se trabaje en la celebración, nos encargamos de que nuestro espacio esté acorde a las exigencias del cliente, en ese sentido nos vamos aggiornando con la temática elegida, por eso también decimos que este trabajo es mágico, teniendo en cuenta de que somos apenas una de las partes de un gran equipo de personas que trabaja para la preparación de una fiesta. Es realmente impactante ver el antes y el después, porque en tan solo un par de horas se monta un escenario y un ambiente único, tan especial como sorprendente. Puntualmente, en la barra, una vez armada, hay un tiempo que en la cocina se llama “mise en place”, que se destina a dejar todo listo para cuando se habilite la barra de tragos: cortar frutas, disponer el hielo, distribuir sorbetes y servilletas, entre otras cosas, para trabajar de modo ordenado.

¿Cuánto hace de que Samanta incorpora el diseño y el arte decorativo al servicio?

S: Hará un año aproximadamente, dado a que los chicos son más grandes y nos dan más espacio, puedo dedicarle otro tiempo… al ser un emprendimiento familiar, todo tiene que ver con todo. Por ejemplo, Cielo estuvo acompañando muchas noches en el oficio de bartender, mientras vivía acá, en este sentido, quiero decir que los tiempos que se van sorteando a nivel interno en la familia son los que fueron influyendo en la barra. A decir verdad, siempre estuve involucrada, porque acomodar cada partecita una vez que se desarma es un trabajo, solo que, como dije anteriormente, ahora es que también aporto desde lo artesanal y de diseño, además, sino aparezco mucho tiene que ver más que nada con mi carácter, soy mucho más tímida que Walter y no tan sociable (risas).

W: Considero que el aporte de Samanta hoy día es uno de los principales motivos por el que contratan el servicio de nuestra barra, porque no solo son los tragos sino que al cliente le interesa tener un espacio decorativo como el nuestro en su fiesta. Con esto quiero dar cuenta de que es eso lo que, a mi criterio, marca la diferencia en lo que significa “barra móvil de copas” y lo festejo porque, considero que su virtud en el arte es algo que acompaña muy bien en consonancia al estilo que buscamos obtener desde el emprendimiento.

“Es un trabajo que nos llena de gratitud hacerlo. En cuanto a la elaboración de los tragos, soy bastante obsesivo con eso. Sigo la preparación desde que arranca hasta que toca la mano del que hizo el pedido… Y ella se ocupa de que la barra a nivel visual reciba “piropos”.”

Todo indica que resultaron ser un complemento perfecto…

W: Es un trabajo que nos llena de gratitud hacerlo. En cuanto a la elaboración de los tragos, soy bastante obsesivo con eso. Sigo la preparación desde que arranca hasta que toca la mano del que hizo el pedido… Y ella se ocupa de que la barra a nivel visual reciba los “piropos”. Hay ocasiones en que la estrella es la barra y otras, en que son los tragos los que se llevan los elogios, sin embargo, juntos, nos sentimos imbatibles y, sinceramente, nos llena de felicidad poder complementarnos así.

¿Podemos entrar en detalle acerca de la carta de tragos con la que trabajan?

W: La barra trabaja una amplia variedad de combinaciones en tragos, siempre utilizando las principales marcas de bebidas (tanto en alcoholes como en gasificados), a este servicio lo llamamos: servicio integral de bebidas, el cual incluye además de los tragos, gaseosas, vinos, espumantes, whisky, cerveza artesanal, soda, agua mineral, entre otros. Precisamente, no tenemos una carta fija porque trabajamos en relación a lo que busca el cliente, para eso, realizamos una entrevista con los que contratan nuestro servicio y juntos vamos generamos la propuesta de cócteles y bebidas que serán los ofrecidos en el festejo, teniendo cuenta siempre, las edades de los invitados, el motivo de la celebración, orientación religiosa, fecha y horario para incorporar frutos de estación, entre otras variantes que colaboran a la diagramación de cómo se trabajará para la ocasión desde nuestro espacio. Por darte un ejemplo, no es lo mismo el servicio que se le brinda en barra a una quinceañera que a una fiesta por que alguien se recibió en la universidad. La edad es algo que consideramos especialmente a la hora de pararnos detrás de la barra y es una manera de acompañar responsablemente, trabajando en consonancia para que el evento sea un éxito y no un descontrol.

¿Tenés algún tip que recomiendes a los comensales para que no se pasen de copas?

W:
Además de sugerirles que se alimenten bien si es que van a beber alcohol, una vez que arranca la noche y se van sumando los tragos al estómago, siempre recomiendo lo que llamo hacer un “colchón de agua”, hidratarse es fundamental. Así que más de una vez, invito a que se lleven unas botellitas de agua para ir amortiguando el festejo.

Llegamos a la parte en que pedimos que compartan consejitos con nuestros lectores que se encuentran hoy emprendiendo, para que puedan sortear los obstáculos que se van presentando y así, poder seguir creciendo…

W: Hay una frase hecha que sintetiza muy bien el trabajo de todos los que apostamos a ser emprendedores y dice “cuando hagas lo que realmente te gusta, no trabajarás por el resto de tu vida”, nosotros lo relacionamos con eso. El esfuerzo se hace más liviano cuando uno trabaja de algo que le apasiona y lo mismo, a la hora de recibir la paga, la gratificación es inmensa por el hecho de poder darle valor al tiempo que le fue otorgado.
En cuanto a las recomendaciones, volvemos a lo mismo del principio, practicar la tolerancia, sobre todo cuando son muchas horas de trabajo y tu taller es el comedor o el living de tu casa, en este sentido, el amor es lo fundamental junto con la paciencia.


Por: Carla Fabiana López / Fotos: Federico Ruiz

2 comments on “WALTER PRATTO Y SAMANTA VALLEJOS: “JUNTOS NOS SENTIMOS IMBATIBLES Y NOS LLENA DE FELICIDAD COMPLEMENTARNOS ASÍ”

  1. Nancy pavich

    Grandes personas

    Me gusta

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s