Entrevista

Sebastián Navarrete: “Un tatuador obligatoriamente debe ser un buen dibujante”

...

En esta oportunidad viajamos hasta la ciudad de Saénz Peña para ponernos en contacto con uno de los tatuadores más recomendados del sudoeste chaqueño en la actualidad, en esta charla pudimos conocer a un artista joven que nos habla del respeto que profesa por otros colegas locales, con mayor experiencia y a quienes nos recomienda entrevistar. Además, nos habla de sus inicios y el camino que ha recorrido hasta aquí, verdades y mitos que se piensan a la hora de querer tatuarse y, por supuesto, nos comparte, desde su perspectiva, algunas recomendaciones para quienes se están iniciando en el apasionante oficio de tatuar, sin más preámbulos, con ustedes: Sebastián Navarrete.

¿Cómo fueron tus inicios en el mundo del tatuaje?

Fue a principios del año dos mil doce, mientras trabajaba en un estudio de diseño, donde nos dedicábamos a hacer plantillas sobre imágenes prediseñadas que estaban orientadas a otros diseñadores que se vinculaban más que nada a la producción de indumentaria. Explorando distintos estilos en este espacio de trabajo, me tocó incursionar en la producción de diseños para tatuaje tradicional, en formato de dibujo que se daban a principios del siglo pasado. Me interesó mucho la técnica y me llamó mucho la atención el detalle de cada diseño, los colores sencillos que se utilizaba y el plasmarlo en la piel me resultó algo fantástico, sobre todo, considerando que las cosas en esa época eran muy diferentes… quiero decir, que en ese entonces, una persona que llevaba tatuajes era alguien completamente transgresora para la época. Así empecé, investigando, de este modo me hice amigo de muy buenos tatuadores como ser Beto Sengher, un loco con muchos años de experiencia en la ciudad, a quien comencé a visitar en su estudio y le pregunté si me podía dar una mano con respecto a adquirir el dominio en el oficio. Fue un trabajo de mucha práctica, en el que que fui creciendo día a día, donde me fui amigando con todos los pormenores que hay que conocer acerca de las máquinas, los pigmentos, lo que significa trabajar con la piel y la complejidad que esto conlleva…

Siendo de la ciudad de Saénz Peña, considero que vale la pena nombrar a varios tatuadores como ser Alejandro Álvarez, Darío Díaz y Beto Sengher, todos ellos profesionales con muchos años de experiencia, de los que sin lugar a dudas aprendí mucho y son muy buenos amigos, además de mis principales influencias a la hora de aprender y a quienes estoy muy agradecido por apoyarme en este continuo hacer para crecer como tatuador.

¿Cuál es el uso que se le da al tatuaje en la actualidad? ¿Por qué pensas que las personas se tatuan?

Creo que hoy por hoy, existen múltiples motivos por los que una persona decide hacerse un tatuaje… muchas veces pasa por lo que significa llevar una marca en el cuerpo, otras, por verse diferente, resaltar un poco más dentro del ámbito social, y así miles de posibilidades. A pesar de que esta práctica ha estado recluida como algo tabú, actualmente, cada vez son más chicos los que experimentan el tatuaje casi como un estilo de vida, sin bien, es muy amplio el rango etario que se ve involucrado en el consumo del arte del tatuaje, desde adolescentes hasta gente mayor de sesenta años que estuvo esperando toda una vida para tatuarse esa imagen que quería pero que, justamente, antes no se lo permitía por esa estigmatización que se hacía de las personas tatuadas. Hoy, si bien, más de una vez me siento observado en la calle, creo que cada vez es menos la discriminación que se sufre a nivel social, incluso, me arriesgo a decir que en algún momento será considerado con total naturalidad. Retomando la pregunta, cada tatuaje es una marca en el cuerpo y su significancia se vincula con cuestiones muy, pero muy personales. De mi parte, como tatuador, siempre busco ayudar, aconsejar y guiar para alcanzar el mejor trabajo posible en relación a la idea o intención que traiga cada persona a plasmar.

“Como tatuador, siempre busco ayudar, aconsejar y guiar para alcanzar el mejor trabajo posible en relación a la idea o intención que traiga cada persona a plasmar”

¿Cómo vivís la experiencia de ser el portador de la confianza de las personas para que puedas intervenir sus pieles?

La experiencia de tatuar sobre un cuerpo, sobre la piel de la persona, que tenes enfrente y ves todo lo que está sintiendo, la misma a la que muchas veces, acompañas en ese dulce sufrimiento que significa el contacto con la aguja, es decir, el tatuador es parte de un verdadero proceso por el que pasa el cliente, y el cual suele ser muy divertido. Personalmente, me parece algo genial. En contraposición con mi trabajo anterior como ilustrador donde el soporte era algo fijo, inmóvil, inerte como lo son el papel o la tableta digital, al traspaso de materializar el dibujo a la misma piel es algo completamente distinto, porque cada piel es particular y las personas difieren en cuanto a la tolerancia al dolor, es decir, que tiene sus pro y sus contras. Yo lo vivo como un verdadero desafío: cada parte del cuerpo y cada persona son nuevos retos. Muchas veces parece que no se termina más un trabajo, porque hay pieles que son más sensibles, pero de verdad que ver el resultado final, y la sonrisa en la cara del cliente es algo que para mí, no tiene precio.

¿Cómo se puede identificar a un tatuador profesional?

Primero que nada es importante que podamos observar el ambiente de trabajo, es decir, el lugar que dispone para realizar su arte. En este sentido, es fundamental que el espacio esté bien limpio, esterilizado, que los elementos de trabajo sean de buena calidad y las aguja descartables. Por otro lado, y no menos importante, debemos prestar atención a la calidad de dibujo que realiza el tatuador, esta es una cuestión que considero absolutamente necesaria, es decir, un tatuador obligatoriamente debe ser un buen dibujante. Es muy distinto, como dije anteriormente, dibujar en una plantilla o sobre papel que hacerlo directamente sobre la piel, hay riesgos de que, por ejemplo, se pueda borrar el transfer o que no se logren ver ciertas líneas y allí corre por la virtud y el desempeño del artista para poder conseguir un buen trabajo.

Por otro lado, la calidad de los materiales tiene mucho que ver en la obtención de un buen resultado, comenzando por la pigmentación que se utilice, yo trabajo con dos marcas que me parecen muy buenas, una es “viking ink” y la otra tinta es “dinamic”. Las máquinas, a su vez, también cumplen una función específica, son diferentes máquinas para cada línea, o tipo de trazo, y son otras las que se utilizan únicamente para el sombreado, lo cual también lleva un mantenimiento de limpieza continuo. Es prioritario saber acompañar el trabajo realizado con un buen cuidado del tatuaje en lo cotidiano. Como se darán cuenta son muchos los factores influyentes para que un tatuaje se vea bien una vez terminado.

¿Cuáles son los tipos de tatuajes que más te caracterizan como artista?

Comencé haciendo el estilo propio del minimalismo, con el que me siento muy cómodo y en el cual sigo trabajando en la actualidad luego de haberle dedicado muchos años al oficio, hoy puedo sentirme orgulloso de los trabajos que realizo de estilo minimalista, muy delicados. También, realizo tatuajes en escala de grises, diseños con puntillismo, diseños tradicionales, neotradicionales, es decir, manejo una amplia variedad, siempre poniéndole mi toque personal.

Momento para desmitificar ideas o prejuicios en relación a los tatuajes…

Uno de los principales mitos con los que vienen los clientes es acerca de la utilización del color negro, suponiendo que con el paso del tiempo se pondrá de color verde o azulado, en verdad esto no es cierto y, como decía anteriormente, el resultado se vincula con la calidad del pigmento que se haya utilizado, si el tatuaje fue realizado con una pigmentación negra de buena calidad, no va a sufrir cambios y con el paso del tiempo seguirá manteniendo el color negro, habría que considerar además, el tono de piel que tenga la persona. Otro de los mitos más escuchados es de que el color blanco es el que más duele, en verdad, lo que sucede es que este es el tono que suele aplicarse en la última etapa del tatuaje para otorgarle luces y donde la piel se encuentra más lastimada, por eso hay mayor sensibilidad y los últimos detalles siempre parecen ser los que duelen más. Otro de los grandes prejuicios es que teniendo tatuajes no podes ser donador de sangre, en relación a esto la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos dice que una vez superado los ocho meses ya se puede donar, sin tener absolutamente ningún riesgo con ello.

Para finalizar, compartí con nosotros algunas recomendaciones para los que se están iniciando en este oficio…

Bien, para todos aquellos valientes que están buceando en el mundo del tatuaje creo que la cuestión más importante es saber dibujar, vuelvo a repetir, el dibujo es fundamental para saber tatuar bien. Luego, como en todo, hay que dedicarle mucho tiempo de práctica, hay que buscar llenarse de conocimientos que se vinculen al quehacer del oficio. Una buena estrategia es hablar con tatuadores de experiencia, investigar y conocer a fondo no solo las técnicas sino también la conformación de las máquinas para poder manipularlas. Leer sobre los distintos tipos de piel, sobre la variedad de agujas que hay, y el resto, es practicar, practicar y practicar… en lo posible, con un tatuador al lado que pueda guiar y dar un consejo. Buscar superarse siempre y para eso es importante ser objetivo y autocrítico…

Por: Carla Fabiana López

0 comments on “Sebastián Navarrete: “Un tatuador obligatoriamente debe ser un buen dibujante”

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s